El Misterio de El Rojo «EL INTOCABLE» Familiar De Tareck El aissami

Spread the love

En las intrépidas extensiones del «Arauca vibrador», denominación acuñada por el ilustre literato Rómulo Gallegos para delimitar las confines con Apure, se despliegan narrativas entrelazadas en la psique de los llaneros, algunas tan enigmáticas como los espectros que deambulan por las llanuras, los seres monstruosos ocultos en los pantanos o la exuberante belleza de su biodiversidad. No obstante, emergen relatos aún más turbios y tangibles, como aquellos que arrastra consigo el entramado del narcotráfico y la insurgencia en la región. Entre otros, también se yergue la influencia del poder económico. Y en el centro de este tapiz narrativo, se yace la crónica de El Rojo, un individuo intocable, vinculado a la consorte del destituido Tareck El Aissami.

El aura que envuelve a este personaje, descrito como un individuo de cabellera rubio rojiza, bajo los nombres de Alex Aamer y Tarek Amer, aunque mitificada en gran medida, halla su base en la consanguinidad con Rodaina, conocida como Riada Rudy Aamer entre los círculos íntimos de El Aissami. La vasta fortuna de El Rojo lubrica su camino a través de las altas esferas militares y políticas, sin distinción ideológica, tan solo bajo el culto al dinero. Desde su cómoda operatividad durante el gobierno del coronel Ramón Carrizalez hasta la era de Eduardo Piñate, El Rojo ha ejercido una influencia palpable en la región, trascendiendo fronteras geográficas y morales.

Muchas de las narrativas que lo circundan están envueltas en exageraciones, lo que lleva a algunos lugareños a identificarlo como el «amo absoluto del contrabando de combustible y gas en la frontera», cuando en realidad se trata de un «negocio» orquestado por múltiples manos.

VEA TAMBIÉN: El Enigma del Silencio: Descubriendo el Misterio Detrás de la Ciudad Abandonada

Poderosos hilos de influencia tejidos con funcionarios de los organismos de inteligencia, tanto el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) como la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), así como militares de alto rango en las fuerzas armadas, principalmente el Ejército y la Guardia Nacional, consolidan el control de El Rojo en Apure.

La dinámica del contrabando, estrechamente entrelazada con su figura, se manifiesta en una red de complicidades que se extiende hasta el corazón del poder militar y gubernamental, imponiendo un silencio ominoso entre los habitantes locales, temerosos de convertirse en blancos de represalias.

El influjo de El Rojo se expande a través de la adquisición progresiva de propiedades comerciales y residenciales, desde gimnasios hasta tiendas de electrodomésticos, consolidando así su presencia omnipresente en la vida económica y social de Apure. Su estrecha relación con poderosos militares, evidenciada en la custodia militar de instalaciones estratégicas de contrabando, subraya su posición como un actor de poder incuestionable en la región.

A pesar de los tropiezos ocasionales, como la detención de algunos de sus asociados, el negocio del contrabando persiste con una fuerza inquebrantable, desafiando incluso los intentos de las autoridades de contener su expansión.

Si DESEAS VER EL VIDEO HAZ CLIC AQUI

Loading


Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *